Banderas de Letras. Del 2 al 9 de octubre de 2017

Pasó el lunes como un domingo
varado en el ancho bancal.

Pasó el martes igual que un sábado
a la espera de una fiesta principal.

El miércoles se sube a un día de viaje,
cruza de un país lejano a la verdad.
Falta el aire, falta el fundamento,
falta la risa en el cantar del fuego.

El jueves, ¡ay, amor! el jueves...
en el centro del ritmo semanal.
Avanzar por él es avanzar por un ser.
Un manojillo de palabras para mirar
ese ángulo de la secreta verdad
y guardado va en nuestro pañuelo
con lágrimas, con besos, con retos.
Buscar donde no hay maneras, 
donde lo difícil no tiene prensa, 
es difícil buscar la respuesta.

En el viernes el silencio viene y va.
Siempre habrá algún alcance
para dar vida a todo lo lamentable
revuelto en los reversos del verso.

El sábado llega tras otra perspectiva:
De los paisajes sin tinieblas
a los amplios caminos de
anchas veredas y ráfagas plenas.

El domingo se fue en ir y venir
de lo más alto a las llanuras.
Desde la cima a la orilla blanca
encontramos la dimensión exacta
y los futuros cercanos en alza.

Cerraremos con nuevos lunes
entre ritmos y algoritmos de lo vivido.
¿Decidimos el esfuerzo de configurarnos,
de valorar con valor lo íntimo
para ver lo más hondo de lo logrado y 
para avanzar con serenidad por el camino?

Banderas Blancas de Paz

Por costumbre se aprende a llevar cadenas, escribía Oriana Fallaci, y por costumbre se puede entender la realidad de una única manera y ofuscarse en ella. Existen otras muchas en las que es posible explorar otras perspectivas para avanzar en la atención respetable de entendernos unos a otros. ¿Banderas Blancas en los balcones del mundo podrán potenciarlo?

Trayecto Plural

           (Esta imagen es cortesía de Sergio Mancheño)
A veces es estrictamente necesario mirar hacia otro lado. Ese en el que aparece una perspectiva y una singularidad que nunca antes habíamos visto ni sentido desde la propia posición.

Estrofa del Poema Común

      Me gusta ver la realidad
      a vista de pájaro,
      observar al pobre ser humano,
      tan ufano en su tiempo,
      como una migaja del espacio,
      como a una diminuta brizna 
      temporal de la eternidad.

Otro bucle de expresión

                                     (Instalación con piezas de la instalación "Árbol-Hijo-Libro")
¿Buscamos y tememos constituir nuevas construcciones de pensamiento con los elementos y las estructuras de los recibidos y consolidados en nuestro ser?